¿comes fuera de casa?


07 de Mayo 2013

TOMA UN TIEMPO ADECUADO PARA TUS COMIDAS Y SELECCIONA LAS MEJORES OPCIONES

Sea por compromiso laboral, social o simplemente porque no tienes otra posibilidad por tus horarios de trabajo o distancia entre tu oficina y casa, no tienes que subir de peso al ir a un restaurante.

La fórmula es sencilla: no guiarte por lo que se te antoja a primera vista y leer un poco sobre los elementos que componen el platillo que deseas o piensas comer.

Aquí tienes una forma práctica de no pasarte al comer en restaurante:

1.- No empieces a comerte el pan con mantequilla que te ponen en la mesa. Si ya tienes hambre, mejor detén la ansiedad con un vaso de agua.

2.-Checa si hay opciones al vapor o a la parrilla, horneados o pueden ser frescos como lo es una ensalada o frutas.

3.-Siempre pide que la carne te la den sin piel. Pide cortes sin grasa.

4.- Si la ensalada lleva aderezo, solicita que te lo den aparte. Prefiere hacer tu vinagreta. Con que te sirvan aceite de oliva, vinagre balsámico y un poco de limón la tienes hecha y no te aporta demasiadas calorías.

5.-Toma agua o una copa de vino tinto o igual, un poco de té verde. Prefiere estas opciones antes que los refrescos incluso light.

6.- Prefiere las carnes magras y opta por carbohidratos en forma de frutas y verduras.

7.- Pide raciones moderadas. Lo importante es el equilibrio de lo que comes. Por ello, no te satures comiendo de más.

Mantenerte en tu peso solo es cuestión de comer en un tiempo adecuado para que puedas elegir y disfrutar comida más saludable, aún en un restaurante.

mundo52.com