Aunque el género masculino se limite a asearse la cara con agua, es fundamental utilizar o seguir el ritual de la limpieza facial con todos sus componentes (como lo hacen las mujeres), para conseguir un rostro hidratado. Te damos las claves para lograrlo con un método muy sencillo.

La limpieza facial es una práctica muy utilizada por las mujeres. Sin embargo, al igual que es recomendable para chicas también para los hombres. El único resultado que proporciona (este tipo de higiene) es un rostro resplandeciente, limpio e hidratado. Quizás, en muchas ocasiones, les dé pereza realizar este ritual pero es muy sencillo. Te resumimos todo el proceso en tres pasos.

1. Limpieza de cutis. Una buena limpieza de la piel no consiste únicamente en lavar la cara con agua. A este proceso (simplemente) tenemos que añadirle un buen jabón (especial para el rostro). Después de realizar este paso, ya no tendremos suciedad en los poros. Es fundamental ejecutar este método todos los días, ya que solo con salir a la calle nuestra piel se ensucia (con el aire o la contaminación).

2. Exfoliación. No será necesario llevar a cabo este paso todos los días, con una vez a la semana es más que suficiente. Aún así no hay que perder de vista que esta parte es una de las más importantes de este ritual, ya que elimina las impurezas, las células muertas y los puntos negros. Para hacerlo es indispensable un buen exfoliante, que podrás encontrar en las perfumerías o en grandes cadenas comerciales.

3. El tercer (y último paso) es hidratar con una loción, para eliminar la piel seca y lograr un rostro más brillante. Sería conveniente utilizar este producto todos los días.

Todo el ritual completo (los tres pasos) con realizarlo una vez a la semana sería suficiente.

esquire.es