Aproximadamente el 85% de los micronutrientes que requerimos se pierden cuando ingerimos los alimentos o bien, cuando se procesan para ser consumidos por nosotros.

Los médicos reconocen a las vitaminas, minerales y demás nutrientes que contienen los suplementos como un medio para equilibrar las deficiencias nutricionales y según las investigaciones recientes, también pueden éstos ser eficaces para prevenir enfermedades degenerativas.

Algunos los consideran habilitadores que permiten que el cuerpo realice sus funciones de forma correcta ya que facilitan su proceso fisiológico de manera natural.

Sí se consumen complementariamente a los alimentos pueden mejorar tu calidad de vida, pero recuerda tomarlos de acuerdo a la valoración que te de tu médico.

La fórmula perfecta
Vitamina A: mejora la visión y protege tu piel.
La D: Te ayuda a fijar el calcio en los huesos.
Vitamina E: Permite la regeneración de tejidos. Es considerada un antioxidante.
La K: permite la coagulación de la sangre.
Las B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9, B12 que básicamente ayudan al cerebro y sistema nervioso.
La vitamina C: es antioxidante que protege a las células de agresiones externas.

Los elementales
Calcio: elemental en huesos y precursor de energía.
Potasio: ayuda a eliminar toxinas y mantiene el ritmo cardiaco.
Azufre: Desintoxica el organismo.
Cromo: regula el colesterol y colabora en transportar las proteínas.
Selenio: es un antioxidante antiedad.
Silicio: forma nueva células y nutre los tejidos.

La clave de los minerales
Cobre, cobalto, hierro, yodo, zinc: Los cuales te ayudan en el proceso de crecimiento, a la agilidad mental, al aprovechamiento de las vitaminas y de los alimentos.

mundo52.com