Es el primer estudio que demuestra estadísticamente la estrecha relación entre el uso de e-cigarrillos y dejar de fumar. Investigadores del Reino Unido han hecho una encuesta a unas 1,400 personas que utilizan e-cigarrillos adquiridos a través de Internet y el 76% de estas personas han indicado que empezaron a utilizar este tipo de dispositivos para reemplazar completamente a los cigarrillos.

«Este estudio indica realmente que la gente utiliza el cigarrillo electrónico específicamente para intentar dejar de fumar o, al menos, para dejar de fumar tabaco. La idea de un uso dual simplemente no se puede seguir defendiendo durante más tiempo», ha dicho el doctor Michael Siegel, de la Universidad de Boston, que no ha estado vinculado de ninguna manera con esta nueva investigación.

En otra investigación sobre los cigarrillos electrónicos, realizada entre fumadores italianos que no querían dejar de fumar tabaco, hasta un 13 por ciento de los participantes ya no fumaban cigarrillos normales un año después.

Después de 12 semanas, el 22.3% de los participantes informaron que estaban fumando menos cigarrillos, mientras que un 10.7% de ellos indicaron que habían dejado de fumar tabaco completamente. Al final de los 12 meses de estudio, el 10.3% de los investigados dijeron que habían continuado reduciendo la cantidad de tabaco que consumían, mientras que un 8.7% de las personas indicaron que habían dejado completamente de fumar.

Aunque esta investigación no ha sido considerada como un estudio para dejar de fumar, más de la mitad de los participantes redujeron su consumo de tabaco poco después de haber empezado a utilizar los e-cigarrillos.

«Los resultados de este estudio demuestran que los e-cigarrillos pueden servir como un medio para reducir el número de cigarrillos que se fuman y pueden llevar a sus usuarios a dejar el tabaco por completo», concluye este estudio.

«Teniendo en cuenta el hecho de que los sujetos de este estudio no tenían una intención inmediata de dejar de fumar, los resultados de una proporción de abandono del tabaco del 8.7% es realmente destacable. Más aún, estos resultados positivos fueron obtenidos junto a una importante reducción en la frecuencia de los síntomas que nos comunicaban los sujetos del estudio».

«Creo que el mensaje principal que transmite este estudio es que podemos utilizar estos productos como una herramienta para controlar el consumo de tabaco», dijo a Reuters Health el doctor Riccardo Polosa, de la Universidad de Catania, el autor principal de este nuevo estudio.

www.abc.es